Parámetros físicos y químicos, de un agua suceptible de ser desalada, que se deben tener en cuenta en el diseño de una planta desaladora.